Ministro del Interior de Israel renunció por acusaciones de acoso sexual
22 enero, 2016
Ganadores del concurso de dibujos de Janucá
22 enero, 2016
VIDA RELIGIOSA

VIDA RELIGIOSA

Tu Bishvat: Crecimiento eterno

Pronto festejaremos Tu Bishvat (15 del mes de Shevat), conocido también con el nombre Rosh Hashaná Lailanot (comienzo del año de los árboles). Así lo determina la Mishná en el Tratado de Rosh Hashaná.

¿ Cuándo se festeja el “cumpleaños” de los árboles? Podríamos pensar que sería correcto festejar a cada árbol por separado en la fecha que lo sembraron. Pero según la Mishná no es así. ¿O sería por cada especie de árbol cuando florecen o en la fecha que empiezan a dar frutos? Esta respuesta tampoco la indica la Mishná. La respuesta es el 15 de Shevat. Pero, ¿qué marca esta fecha?

Dice la Guemará que para esta fecha ya debe haber caído la mayoría de las lluvias del año. Quiere decir que el árbol ya recibió suficiente agua y está listo para dar frutos. ¿Por qué eligieron los jajamim (sabios) marcar esta fiesta en época que aún no se ve nada nuevo y ningún cambio en el árbol? Hay árboles gigantes que parecen que tienen muchos años sin ningún cambio, como si estuviesen congelados. Pero sabemos que no es así. Cuando se corta el tronco de esos árboles podemos ver muchos anillos o eslabones. A través de los anillos podemos saber la edad del árbol. Cada anillo es un año. Hay anillos más gruesos y claros que representan un año con mucha lluvia, mientras que los delgados y negros demuestran que aquel año era de sequía. Pero en cada año se agregó un eslabón. Aun cuando parece que nada cambió y nada se movió en el árbol, en realidad por dentro estaba creciendo un nuevo eslabón.

“Ki Haadam Etz Hasade”, dice la Torá, y los sabios señalan que el ser humano está comparado con los árboles. Uno de los puntos de comparación es el tema de este artículo.

Un discípulo se acercó a su rabino y se quejó de que no tenía ningún avance espiritual. Reza tres veces al día, todos los días. Se coloca los tefilín todas las mañanas (excepto los sábados o fiestas), hace siempre las bendiciones correspondientes antes de comer, etc. Y con todo esto no ve ningún avance, siente que su nivel espiritual está trancado en el mismo lugar... El rabino le contestó que la Guemará dice que hay que servir a Dios como el toro o el burro. “¿Entiendes lo que nos quieren decir con este ejemplo?”, preguntó el rabino. “La verdad es que no entiendo”, confesó el discípulo. Entonces el rabino explicó: “Si te puedes imaginar un campo muy fértil, puedes estar seguro que el sistema de riego es muy bueno y efectivo. Resulta que es un burro atado a un tronco el que manipula la bomba de agua que la saca del pozo a través de muchos baldes colgados. Un día el burro se declaró ‘en paro’ y su argumento era que lo maltrataban en vano, ya que tenía meses caminando por círculos sin llegar a ningún lugar. El burro quedará burro y no entenderá que estas vueltas que da manipulan la bomba y riegan satisfactoriamente el campo. Sin su esfuerzo y trabajo nada podría crecer en la tierra. Si él lo entendiera, a lo mejor hubiera caminado más rápido.

Así son también los árboles. No hay año que no se agrega algo en su tamaño que se refleja por los eslabones encontrados dentro de su tronco. Y así son también los seres humanos”, dijo el rabino a su discípulo.

Uno puede sentir que toda su vida es la misma cosa. Los mismos rezos, las mismas bendiciones, el mismo shabat y el mismo kashrut. Pensar así es como piensa el burro. En realidad, cada vez que rezamos, cada vez que bendecimos y que llega una fiesta y la cumplimos a su cabalidad, elevamos nuestro nivel espiritual y profundizamos más en él.

El hecho de que uno no observa algún cambio por fuera no dice que no lo hay por dentro. Esto es el significado de lo que nos dice la Guemará: servir a Dios como un burro, es decir, en forma constante y sin parar, aun si no ves un resultado.

Festejamos Tu Bishvat en la época donde no se observa un notable cambio en los árboles. No hay flores nuevas ni frutas que están creciendo. Para enseñarnos que aún, si bien parece que en este momento el árbol esta “congelado”, en estos mismos momentos hay procesos y crecimiento. Así es en los árboles y así es con el ser humano.

rabinoeitan@gmail.com

Fuente:Eitan Weisman
Rabino de la Unión Israelita de Caracas

Pronto festejaremos Tu Bishvat (15 del mes de Shevat)

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Close