Colegio Moral y Luces “Herzl-Bialik”: 70 años de historia
24 junio, 2016
Tiempo de actuar
24 junio, 2016

PÁGINA DOS

Leer para creer

Sami Rozenbaum, Director NMI

D urante el último trimestre de este año se estrenará la película estadounidense Denial (Negación), dirigida por Mick Jackson. El filme dramatiza el famoso juicio al que fue sometida en el año 2000 la historiadora Deborah Lipstadt, acusada de injuria por el negacionista británico del Holocausto David Irving.

Como recuerda el portal Algemeiner, todo comenzó cuando Lipstadt y su editor fueron demandados por Irving, a quien la historiadora había mencionado en su libro Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory (Negando el Holocausto: el creciente ataque contra la verdad y la memoria). Como según la ley británica la carga de la prueba recae sobre el acusado, Lipstadt y sus abogados se vieron obligados a demostrar, nada más y nada menos, que la Shoá realmente ocurrió.

Denial se basa en otro libro que Lipstadt publicó tras el dramático proceso, que duró tres meses. El caso finalizó a su favor; durante el veredicto, el juez declaró que Irving “tergiversó la evidencia histórica en forma persistente y deliberada por motivos ideológicos”, y lo calificó como “un activo negador del Holocausto, un antisemita y un racista que se asocia con extremistas de extrema derecha que promueven el neonazismo”.

Lipstadt destaca que el filme tendrá un importante rol educativo, y llegará a la pantalla en medio de un ambiente virulentamente antisemita en todo el mundo que “nos sorprende a todos”.

Tal como declaró durante el célebre juicio, la historiadora comenta: “Se pueden tener muchas opiniones sobre el Holocausto. Hay gente que discute si su motivación principal fue el antisemitismo, si Hitler fue el principal impulsor o fue la gente que lo rodeaba, o si el Holocausto fue producto de algo únicamente alemán. Puede haber montones de opiniones, pero al final nadie puede tener sus propios hechos. Los historiadores de la Shoá ponen especial cuidado en que los hechos sean precisos. El Holocausto tiene la dudosa distinción de ser el genocidio mejor documentado”.

Lipsdtadt agrega que la película asume un punto esencial: que la negación del Holocausto es, de hecho, una forma de antisemitismo.

La protagonista de Denial, Rachel Weisz, es judía; sus padres lograron huir del nazismo. Ella se asesoró con Lipstadt como parte de la investigación que realizó para su papel, y estuvieron juntas en Auschwitz-Birkenau, donde se grabaron varias secuencias de la película. Lipstadt cuenta que, entre una y otra toma, Weisz le pidió que la acompañara en un recorrido por el campo de exterminio. “Este no fue para ella un simple trabajo profesional”, dice la historiadora. “Tuvo un gran significado personal. En cierto momento, después de que filmó una escena, volteó hacia mí y me dijo: ‘Eso no fue actuación’”.

El trailer de Denial puede verse en http://bit.ly/28L9DuY


E l gobierno de Israel trabaja de múltiples formas para reducir la pobreza, sobre todo la existente entre sus ciudadanos árabes. Un nuevo programa está beneficiando a la población menos favorecida: las mujeres musulmanas.

Según reseña The Jerusalem Post, solo el 47% de las musulmanas de entre 25 y 54 años trabaja, mientras que el porcentaje entre los hombres es del 79%. Uno de los principales problemas es que las mujeres rara vez están bancarizadas, es decir, no tienen acceso alguno al crédito. “Ellas se benefician del Seguro Nacional a través del Banco Postal, que en realidad no es un banco, y [por tanto] no tienen manera de obtener créditos”, explica Ran Kiviti, director de la Agencia para Pequeñas y Medianas Empresas del Ministerio de Economía.

Ahora ese ministerio está apoyando a SAWA, una iniciativa de microcréditos que se inició con proyectos destinados a las mujeres beduinas del sur del país, pero ahora se está expandiendo por todo Israel.

SAWA no espera a que las mujeres acudan a solicitar apoyo, sino que sus agentes visitan diariamente las comunidades árabes para detectar potenciales beneficiarias. Nivin al-Zabin, musulmana que representa el programa en la localidad de Kfar Kasim, explica que, de hecho, muchas mujeres ya manejan pequeños negocios domésticos: “Unas diseñan ropa, otras trabajan con su computadora o cocinan. Pero están en una situación difícil, porque los bancos no les prestan dinero”. SAWA les ofrece microcréditos a muy bajo interés, que pueden ser personales o grupales.

Un ejemplo que menciona el reportaje es el de Feda Amer, mujer de 39 años de Kfar Kasim, quien durante años tuvo en su casa un negocio personal de regalos para dotes de boda, costumbre aún arraigada. Con el apoyo de SAWA alquiló un local, el primero y único de su tipo en el pueblo, gracias al cual ha incrementado sus ventas; ahora ofrece también lencería, regalos de cocina y otros productos. Tras crear una cuenta en Instagram, ha recibido pedidos incluso desde Egipto y Jordania, cuyos pagos procesa por sistemas como Western Union. Feda ya piensa en abrir otra tienda y va a importar productos de Turquía.

Como sucede con este tipo de programas en otras partes del mundo, la morosidad es muy baja; sin embargo, SAWA aún no cubre sus costos de funcionamiento. Pero lo importante es que ha ofrecido más de 7000 créditos por un monto cercano a los 52 millones de shékels (unos 14 millones de dólares), que han ayudado a reducir la brecha social en el país.

Este es el tipo de noticias que rara vez se difunden fuera de Israel.

Entre el 15 y el 25 de junio tuvo lugar en Israel la 55ª Semana del Libro Hebreo, considerada el principal acontecimiento cultural del país.

La feria se celebra simultáneamente en 40 ciudades y pueblos; en esta oportunidad se presentaron los más de 8500 nuevos títulos publicados durante el último año; además tuvieron lugar numerosas conferencias y firmas de ejemplares por parte de los escritores más destacados de la actualidad israelí, entre los cuales se encuentran Eyal Meged, David Grossman, Natan Zay y Meir Shalev.

Con información de Tribuna Israelita.

Foto: The Jerusalem Post.

CARTAS

Sobre Peri Habaten

Después de un año de probar relaciones normales en la pareja y no lograr un embarazo, estamos frente a un problema de infertilidad, situación que hoy en día tiene solución. Recientemente he tenido pacientes con este problema que han sido evaluados y necesitan tratamientos como inseminación intrauterina o fertilización in vitro, y tuve la oportunidad de conocer a personas que trabajan con la organización comunitaria Peri Habaten, la cual presta ayuda profesional completa al paciente, dando apoyo sicológico y médico para lograr el milagro de la gestación y una futura familia.

No me queda más que felicitar a todos los integrantes de esta organización por la gran labor que hacen. Nuestra comunidad cuenta con un pilar más en la ayuda a nuestros correligionarios y el apoyo de Hashem, quien siempre está presente. Mis más sinceras felicitaciones para esta iniciativa que brinda felicidad a la familia judía.

Dr. Sammy Bronfenmajer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Close