Un venezolano entre los fundadores de la masonería israelí de habla hispana
29 julio, 2016
Matot-Masé: De cacharros y otras cosas
29 julio, 2016

VIDA RELIGIOSA

Por: Eitan Weisman

Las tres semanas

E n nuestro calendario judío hay días de parada, esto ayuda a no caer en la rutina. Hay paradas más frecuentes como el día sábado, y otras que son las fiestas que se suceden durante el año. Igual hay paradas de luto. La más significativa es la época que estamos viviendo en estos días, llamada “las tres semanas”. Estos días son también conocidos como “los días entre las dificultades” (yemei bein hametzarim).

Las tres semanas, entre el 17 de Tamuz y Tishá (9) BeAv, han sido históricamente días de desgracia y calamidad para el pueblo judío. Durante esta época, entre otras terribles tragedias, el primer y segundo templo fueron destruidos.

El templo ocupaba una gran importancia en la vida de los judíos. A través de él cada judío pudo sentir muy de cerca la presencia divina y la influencia de Dios. En el templo se servía a Dios con un culto muy especial y público. Cualquier judío visitaba el Templo de Jerusalén por lo menos una vez al año. Es por eso que cuando el templo fue destruido (el primero por los babilonios y el segundo por los romanos en el año 70), el vacío y la tristeza fueron tan grandes que los sabios establecieron algunas costumbres de luto, que se van haciendo más severas cuando entramos en los primeros nueve días del mes de Av.

La idea de estas costumbres no es sufrir, sino entender que nos falta algo. Que la vida no sigue igual desde el momento de la destrucción. Que debemos reflexionar sobre lo que atrajo la destrucción, y qué debemos hacer hoy para ser meritorios de un tercer templo que ojalá se construya pronto.

Durante este tiempo, varios aspectos de duelo son observados por todo el pueblo. Minimizamos la alegría y la celebración. Y debido a que el atributo de sentencia divina (din) se siente con agudeza, evitamos esfuerzos potencialmente peligrosos o riesgosos.


A continuación algunas costumbres que los asquenazíes cuidan durante las tres semanas, y los sefardíes lo hacen solo en los últimos nueve días:

  • No se realizan bodas. Sin embargo, la realización de ceremonias de compromiso está permitida, sin música ni bailes.
  • No escuchamos música de placer, aunque la música de relajación está permitida.
  • Evitamos las celebraciones públicas, particularmente aquellas que implican cantar, bailar y acompañamiento musical.
  • Evitamos viajes de placer u otras actividades de entretenimiento inusuales.
  • No nos cortamos el pelo ni nos afeitamos.
  • No decimos la bendición de shejeianú sobre una comida o ropa nueva, excepto en shabat. En caso de que no encontremos esta fruta más tarde, está permitido comerla y decir la bendición de shejeianú.

  • Ahora las costumbres de luto durante los nueve días:

  • Evitamos comprar cualquier objeto que nos traerá gran alegría.
  • Suspendemos las mejoras del hogar, plantar árboles y flores.
  • Nos abstenemos de consumir carne (incluidas las de ave) y vino. Estos alimentos son símbolos del servicio del templo, y son generalmente expresiones de celebración y alegría. En shabat, la carne y el vino están permitidos. Esto aplica también a cualquier otra seudat mitzvá, por ejemplo, en un Brit Milá o en la finalización de un tratado de Talmud. Se acostumbra entregar el vino de havdalá a un niño para que lo tome.
  • Nos abstenemos de vestir ropas recién lavadas, o de lavar cualquier prenda. La frescura ha sido quitada de la prenda antes de los nueve días, puede ser vestida. Ropas frescas pueden ser vestidas para shabat. Y la ropa de niños pequeños, la cual se ensucia frecuentemente, puede ser lavada durante los nueve días.
  • Nos bañamos solo para remover suciedad o traspiración, o por razones médicas; no por placer.
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


    Close