Israel, ¿conflicto permanente?
5 agosto, 2016
Carlos Santana se presentó en Tel Aviv
5 agosto, 2016

ESPECIAL

La gran familia Kuczynski

Luis Esteban G. Manrique

El nuevo presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, procede de una trepidante dinastía judía afincada en Berlín hasta el nazismo. En ella se entremezclan científicos, economistas, banqueros y espías. Sus miembros se exiliaron en varios países. El padre de PPK, médico prestigioso, escogió la Amazonía

H ay personas cuyas vidas, y su forma de afrontar las adversidades, reflejan con exactitud el espíritu de la época que les tocó vivir. A esa categoría pertenece la familia del nuevo presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. Empresario y economista liberal, recién llegado al poder tras un agónico triunfo en junio frente a Keiko Fujimori, PPK, como se conoce popularmente al mandatario, forma parte de una dinastía entretejida con los momentos clave de la historia política europea y que ahora, con su nombramiento, se extiende a América.

Fue el padre del presidente, Max Kuczynski Schlesinger (Berlín, 1890 - Lima, 1967), el que se vio obligado a dar ese salto para escapar de los nazis. Eminente médico de la aristocracia asquenazí, se refugió en Perú y allí prosiguió sus importantes estudios sobre enfermedades tropicales. A sus padres dedicó PPK los primeros pensamientos tras ser elegido: “Jamás se habrían imaginado esto”, dijo.

Los abuelos paternos del presidente peruano nacieron en Poznan, una ciudad polaca o prusiana según los vaivenes de las guerras centroeuropeas, y se mudaron a Berlín en 1890. Ese año nació su padre. Max Kuczynski se doctoró en Ciencias Naturales y en Medicina. Participó en la Primera Guerra Mundial como médico y capitán del ejército alemán en Rumania y Turquía. Al acabar la contienda, la Universidad Humboldt de Berlín le envió a la Unión Soviética para establecer facultades de Medicina en Minsk y Omsk, Siberia. Más tarde, en 1929, desarrolló en Brasil, con un equipo de médicos locales, una vacuna contra la fiebre amarilla que aún se encuentra en uso. Pero su ascendente carrera académica se truncó en septiembre de 1933, con la aprobación de las primeras leyes antisemitas del Tercer Reich. Kuczynski fue expulsado del Instituto de Patología que dirigía en la Universidad de Berlín. En el expediente original de inscripción de Max Kuczynski de la Universidad de Berlín figura que profesa la religión evangélica. La hoja fue tachada después con la palabra “Jude” escrita a mano y en letra grande. No se sabe si Kuczynski se convirtió al protestantismo o solo lo puso para sortear obstáculos en su carrera académica. La ambivalencia era parte del enorme precio sicológico que los judíos alemanes tenían que pagar por su éxito.

Los judíos alemanes y austríacos de la belle époque —Sigmund Freud, Stefan Zweig, Hans Kelsen, Theodor Herzl, Gustav Mahler…— usaron la educación y la riqueza como un medio de ascenso social. Los Kaiser-juden eran acusados por los propios judíos de ser “más alemanes que los alemanes”, pero eso les sirvió de poco ante el nazismo, que no les atacaba por su identidad religiosa sino por su “raza”, un concepto que aludía a un sustrato “biológico” inmutable.

Al describir la capital de la República de Weimar, el historiador Eric Hobsbawm evoca el elegante paseo que rodeaba el anillo de lagos y bosques de Grunewald, financiado por un miembro de una familia judía local que se enorgullecía de su larga tradición izquierdista. Era la familia de Robert René Kuczynski (1876-1947), el tío abuelo de PPK, economista, banquero y demógrafo, que después de 1933 encontró refugio en la London School of Economics.

Robert Kuczynski y sus tres hijos —Ruth, Brigitte y Jürgen, primos de Max— eran los más ricos de la capital alemana y comunistas convencidos. En 1928, Robert presidió la delegación alemana en las celebraciones del décimo aniversario de la revolución bolchevique en Moscú. Su hija Ruth, que pasó a la historia con sus nombres de guerra (Ruth Werner y Sonia), fue durante 20 años espía soviética en China, Polonia, Suiza e Inglaterra. Desde este país, la tía de PPK trasmitió a los servicios de inteligencia de Stalin información crucial sobre el Proyecto Manhattan, que desarrolló la primera bomba atómica. Ruth —que fue reclutada en 1935 en Shanghai por uno de sus muchos amantes, Richard Sorge, el jefe de la NKVD en China y Japón— falleció en Berlín en 2000, a los 93 años, tras haber recibido todas las condecoraciones importantes de la RDA y la URSS.

Su hermano Jürgen escribió, entre otros libros, 42 volúmenes de una Historia de las condiciones de la clase obrera. En el Berlín de los años 1920, Jürgen conoció a los líderes espartaquistas —Karl Kautsky, Karl Liebknecht, Rosa Luxemburgo—, discutió con Albert Einstein y canjeó a Bertolt Brecht habanos por novelas policiales. Espió también para los soviéticos y acabó viviendo en la RDA (el historiador Hobsbawm, con cierta crueldad, le describía como “el hombre más rico de Berlín Este”). Desde su cargo como director del Instituto de Historia Económica de la Academia de Ciencias de la Alemania comunista, fue uno de los principales asesores de Walter Ulbricht y Erich Honecker. Tras la reunificación, en 1992 escribió que en la RDA solo hubo una “mezcla de socialismo, capitalismo y absolutismo feudal”. Cuando murió a los 92 años, en 1997, Der Spiegel le dedicó un obituario de tres páginas.

Los Kuzcynski pertenecían a una familia de la burguesía liberal centroeuropea que reflejaba bien el espíritu que propugnó Moses Mendelssohn para conseguir que la tradición judía se hiciera universalista, racionalista y cosmopolita.

Max Kuczynski, la otra rama de la familia, optó por seguir en París su carrera científica tras abandonar Berlín. En 1935, el padre del presidente peruano recaló en el Instituto Pasteur. En la capital francesa conoció a Madeleine Godard Monod, profesora de Literatura de la Universidad de Ginebra y descendiente de una familia de banqueros hugonotes, fundadores de Banque Paribas. Madeleine, por cierto, era tía materna del director de cine suizo Jean-Luc Godard.

El matrimonio Kuczynski Godard llegó a Lima en 1936, después de que Max fuera contratado por Enrique Paz Soldán, miembro de una familia de intelectuales y médicos, para trabajar en el Instituto de Medicina Social de la Universidad de San Marcos y, posteriormente, en el Ministerio de Salud. La ayuda de Paz Soldán fue crucial para que Kuczynski sorteara la prohibición de visados que el gobierno de Óscar R. Benavides, un admirador de Franco, ordenó contra republicanos españoles, izquierdistas y judíos, que para él eran indistinguibles. Max comenzó a firmar como Maxime y adoptó como segundo apellido el de su esposa, un cambio que PPK atribuye a que “no era popular tener un nombre alemán” en esa época.

Nombrado en 1938 responsable de la salud pública de la Amazonía peruana, Maxime decidió hacerse cargo personalmente de la leprosería de San Pablo, a 350 kilómetros al norte de Iquitos, la capital amazónica. Con él se llevó a su familia. Si aún hoy es difícil llegar a San Pablo, en los años treinta del siglo pasado era uno de los lugares más remotos imaginables. Allí pasó su infancia el nuevo presidente peruano, que recuerda los viajes en “peque-peque”, un pequeño bote de motor.

En San Pablo los enfermos vivían como reclusos por el temor al contagio. Maxime arrancó la alambrada que los aislaba. En esos años exploró la selva, convirtió la leprosería en una colonia agrícola y prosiguió sus estudios etnográficos y patológicos. PPK y Michael, su hermano menor, recuerdan que su padre domesticó un mono para que le trajera fruta.

Años más tarde, en 1952, un joven médico argentino, Ernesto Guevara, visitó San Pablo en su viaje desde Buenos Aires a Caracas, un episodio que retrata la película Diarios de motocicleta (2004).

Con Paz Soldán, Kuczynski escribió dos libros —La selva peruana y su colonización (1939) y El pensamiento arcaico-mítico del campesino peruano (1947)— en los que criticó “la domesticación” de los nativos por los colonos y la destrucción de los bosques. Sus ideas izquierdistas lo acercaron al fundador del Partido Aprista, Víctor Raúl Haya de la Torre, un político reformista del que terminó siendo gran amigo. En 1948, tras el golpe militar del general Manuel Odría, Maxime fue acusado de actividades subversivas y encarcelado durante casi un año en Lima. La experiencia fue traumática para el padre de PPK, quien abandonó la relación con el Ministerio de Salud.

Maxime murió en Lima a los 77 años, la misma edad que tiene ahora su hijo, cuya trayectoria resulta menos novelesca. Tras estudiar en un internado en Inglaterra, PPK se graduó en política, filosofía y economía en Oxford y luego en administración pública en Princeton, de donde pasó a trabajar en el Banco Mundial y en el FMI. Ha asesorado a fondos de inversión y ha formado parte de la dirección de empresas en Chile, Japón, Taiwán y EEUU, donde ha pasado media vida. Fue ministro de Economía y primer ministro del presidente Alejandro Toledo (2001-2006).

Pero hay algunas curiosas coincidencias biográficas con su padre: PPK tuvo que exiliarse de Perú tras el golpe del general Velasco, en 1968, y durante el régimen de Alberto Fujimori eligió vivir fuera. Y tiene una relación indirecta con el cine: su esposa, Nancy, es prima de la actriz Jessica Lange, ganadora de dos Oscar. Ya elegido, el presidente aludió a la herencia de su padre: “Forjó en mí una vocación de servicio por el prójimo”, dice en su Facebook. Algo que, seguramente, va a necesitar en esta etapa.

Fuente: El País Semanal (Madrid).

Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Close